Así se hizo Vita

Este fue el primer boceto de Vita

20161124_203432

Lo hice en un curso en México donde nos pidieron que dibujáramos nuestro sueño.Visto desde la distancia saco dos conclusiones claras:

– En  expresión artística también sigo siendo un niño 😊

– Fui un optimista respeto al equipaje que me iba a llevar.

Pero a los sueños hay que ir dándoles forma poco a poco y algo se parece al resultado final, no?

Unos meses después pude empezar a construirla.

Primero había que encontrar la bici de arriba. Tenía que ser de mi talla,  de acero, para poder soldarla en cualquier parte del mundo si fuese necesario, con barra baja, para poder subir y bajar con más facilidad, y no demasiado vieja para poderle acoplar lo que vendría después. Eran muchos requisitos, pero encontré una en Galicia. Sara, su dueña, dejaba claro en la página en la que la vendía que no quería hacer envíos, pero le conté mi sueño y se lo curró para que me llegara.

img-20160826-wa0018

Ligera, bonita y cómoda. No me hubiera importado quedármela para pasear con ella,  pero duró poco en el estado en que llegó.

img-20160829-wa0003
Había que buscarle pareja y esta apareció pronto y a pocos kilómetros de casa.

img-20160830-wa0004
Y, pronto también, acabó como la primera.

img-20160830-wa0017

A simple vista acoplaban bien.

img-20160830-wa0019
así que se fueron directas al quirófano.

20160901_123554
y quedaron unidas (espero q para muchos años!)

20160901_130953

Lo siguiente fue montarla y probarla:

img-20160907-wa0005
Funcionaba bien, pero si la dejaba así, con mi peso tan hacia atrás, corría el riesgo de que se levantara la rueda de delante al intentar subir pendientes. Mi “ingeniería de apoyo” me pidió algunas medidas de la bici, mi peso y la altura del sillín, para calcular la pendiente que podría subir sin que eso me pasara. La respuesta no fue especialmente alentadora: “con eso no subes ni un paso de cebra!”.

Así que hice el segundo y último boceto de Vita:

img-20160903-wa0003

Y en un “cortar y pegar”

20170101_232411

…ya tenía el cuadro! (o eso pensaba yo)

20170101_232155

Antes de cortar la bici de abajo (que si la cagaba tenía que empezar de cero) la volví a montar para comprobar que funcionaba

20170101_233429

Y si, funcionaba!!!😃😃

Había que pasar por quirófano para estilizarla de nuevo y, de paso, ponerle unas barras para llevar las alforjas.

20160912_124459 Y así quedó:

20160912_204037

Igual es un poco friki, pero algunas noches, al volver de la merecida visita al chiringuito de rigor, me quedaba mirando la bici pensando qué podía mejorar: por donde iba a pasar los cables, como iba a sujetar las alforjas y un largo etc. Esa noche lo que veía no me convencía del todo. Pocas horas antes me había despedido de los que me ayudaban en el montaje con un “ya vendré a enseñárosla cuando esté acabada!”, pero la miraba y  la barra que bajaba del sillín me parecía demasiado larga para un viaje así. Tenía que haberlo pensado antes, pero aún estaba a tiempo de arreglarlo.

Volví a molestar a mi “ingeniería de apoyo” (lo mejor de ser ingeniero no es que sepas mucho, sino que tienes amigos que sí saben y que tienen los programas para resolver tu duda), no sólo me confirmaron que se iba a romper por ahí sino que, unos días después, mi vieja tall-bike se rompió por ese sitio.

“Holaaaa! Venía a ver si no os importaba hacerle una pequeña cosita más…” o algo parecido, les dije a los amigos que se ofrecieron a soldármela y que, llegados a este punto, debían tener casi tantas ganas como yo de que la bici estuviera acabada.

Aproveché su generosidad  para reforzarla un poco más y ponerle unos insertos para colocar los portabidones.

20160914_153928

y, por fin, ya tenia el cuadro acabado!! 😄😄

20170102_001448

Tras un par de capas de imprimación

20170102_001904
Y una de pintura

20170102_002033
Quedó tan bonita que hasta la tortuga se la quería comer

20170102_193435

Mi hermana quiso regalarme unas flores y otras decoraciones para mi viaje. Con estas, y tras montarla una vez más, empecé a pasear con ella:

20161001_113150

20160926_152547

20161002_152528

Pero faltaba una pieza muy importante: el cambio de marchas. Llevaba esperándolo 3 semanas cuando me dieron la mala noticia de que iba a tardar al menos 2 semanas más y , para guinda, me dijeron que si lo quería montar en condiciones tenía que ir a Barcelona a hacerlo.

Tenía un problema con la pintura. Si hay algún entendido en este tema, le habrá chocado cuando he dicho que le puse dos capas de imprimación… y sí, me equivoqué. Una de ellas no llego a secarse del todo y la pintura estaba como húmeda. En cuanto ponía la mano encima un rato, o intentaba ponerle algún acople encima, dejaba huella, así que aproveché este tiempo para solucionarlo y me pasé dos días rascando la bici para quitarle la pintura

20161012_105531

Esta vez dejé este tema en manos de un profesional, Marco, que en su taller en Almenara, me la dejó con un acabado tan profesional que muchas veces me preguntan dónde la he comprado.

20161017_174714

Y mi querida hermana volvió a regalarme sus flores

20161017_181225

También aproveché esos días para ponerme en manos de otro profesional, Luis Alba, de Vilavella, que me hizo un estudio biomecánico y, apenas moviendo un par de cosas, la acopló perfectamente a mis medidas haciendo mucho más cómodo mi viaje.

img-20161019-wa0000

Finalmente llegó el cambio de marchas. Metí a Vita en una furgoneta y me fui a Barcelona donde Marcio, de Bicitecla, lo instaló. Prácticamente todo lo que había puesto hasta ese momento me había dado algún problema (frenos, caballete, luces cuentakilómetros….hasta para poner el sillín los tuve) y  el cambio de marchas no fue una excepción, ya que la cadena rozaba con el cuadro.  Marcio estuvo varias horas currándoselo y casi se queda sin comer por mi culpa. Al final, me hizo un apaño que, aunque yo me quedé con los deberes de mejorar, me permitía rodar con ella.

20161027_114825

Ya no dependía de nadie y tenía  muchas ganas de empezar mi aventura, así que los últimos días fueron de muchísima actividad.  Afortunadamente varios amigos pasaron a ayudarme en los muchos pequeños detalles que aún le faltaban. Mientras, yo compaginaba el final de mi mudanza con la preparación de las alforjas y con la búsqueda de alguna solución más duradera para la cadena.

20161101_12350320161101_19480820161103_131010
Finalmente la dejamos lista un jueves por la noche y , al día siguiente, con unas ganas que ya no me cabían en el cuerpo, empecé a vivir mi sueño 😀

20161104_153358

8 respuestas a Así se hizo Vita

  1. Jordi dijo:

    Fani no ajuda. Jo només la veig beguent cerveza, Hehehe. 😘

    Me gusta

  2. Sergio dijo:

    Soy Marina, la hija de Maricruz. La bici está genial. Cuando sea mayor me haré una igual😄

    Me gusta

  3. Maricruz dijo:

    Regalar sonrisas e interesarse por las personas. ¡Ojalá hubiera mucha más gente así en su recorrido por la vida! Enhorabuena y muchísima suerte. Tu iniciativa es admirable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s